Prostitutas cubanas puta definicion

prostitutas cubanas puta definicion

Por su parte, la sociedad acataba las nuevas normas. A fin de cuentas ofrecer favores sexuales a un cuadro de la revolución a cambio de ciertos beneficios tampoco era tan reprobable.

Si alguien tenía algo que criticar al respecto, mejor que lo hiciera en casa y en susurros. Eran los tiempos de apogeo de la intransigencia revolucionaria. La doble moral se fue imponiendo casi inadvertidamente como cultura nacional y como parte de los mecanismos de sobrevivencia en un país en el que las estrecheces materiales empujaron a la sociedad hasta las fronteras de la miseria moral.

Casi toda la espiritualidad nacional quedó constreñida dentro del corsé ideológico, lo que, sumado a la irresponsabilidad civil crónica, contribuía al agravamiento del "daño antropológico" que magistralmente define el laico Dagoberto Valdés. Los padres perdían autoridad frente a la patria potestad del Estado-Gobierno-Partido que se apropiaba de los hijos y los adoctrinaba en la nueva ideología de comuna.

Los hijos eran becados desde la adolescencia y crecían en promiscuidad lejos del control familiar. Pronto, la vaginocracia cedería ante la pujanza y diversidad del "jineterismo". Síguenos en Twitter , Facebook o Instagram.

Conocí en Cuba a bailarinas y actrices que eran usadas como "acompañantes" de funcionarios de gobiernos extranjeros. A esas no las llamaban putas, sino las poderosas. Una actriz de nacionalidad española que vivi aun en Cuba fue amante de Fidel Castro por un tiempo. Como era de esperar, no le faltaba nada, tampoco hacia nada. Entre nosotros circulan no pocos mitos y prejuicios en torno a la mujer y a la prostitución.

Algunos tan viejos como la historia moderna; otros reforzados por la subcultura que se va entretejiendo en el ambiente prostituido y que impone allí códigos que a veces desbordan lo marginal.

En particular, creo que ilustra un hecho todavía no suficientemente entendido entre nosotros: Esas definiciones fueron, sin duda, acuñadas por los clientes: Al igual que el proxeneta, el cliente es un corruptor: No, lo peor es el miedo que se pasa en ese trabajo. Varias investigaciones y aproximaciones al fenómeno de la prostitución en Cuba realizadas en la década de los 90 [10] , coinciden en los enormes riesgos para la salud que corren los jóvenes, con independencia de las garantías sanitarias que ofrece el país a sus ciudadanos.

La mayoría era incapaz de lograr el orgasmo y las relaciones con el cliente siempre estaban bordeadas de angustia e inseguridad. Cuando les preguntaba qué les molestaba del cliente, casi todas hablaban de incomprensión, escenas de violencia, autoritarismo… La felicidad es algo a lo que ya no aspiran, salvo la que proviene del poder de las cosas. Se establece una cadena de posesiones que enmascara los sentimientos de culpabilidad: Una lógica compensa la otra.

La obsesión del cliente, cuando transa con esta prostituta, es la misma en ambos: La identidad de una mujer que ejerce la prostitución se construye en torno al estigma, al rótulo de ser diferente, de ser indigna de aceptación social. En las mujeres que entrevisté se observaban a simple vista conflictos de identidad: Cuba ha vivido la experiencia insólita de la manipulación política del drama de la prostitución, al ser el centro de una campaña internacional en la cual se presenta a las cubanas, a todas ellas, como potenciales objetos de venta.

En , la revista italiana Viaggiare [22] proponía medalla de oro para Cuba -el primer lugar- como destino del turismo sexual. La revista Deep, de México, que circula también en Estados Unidos, dedica una de sus ediciones al tema.

Repite de forma simplista la retórica que aparece en el informe sobre la Trata de Personas, difundido por Condoleezza Rice el 12 de junio de Al vincular la reaparición de la prostitución en Cuba con las medidas puestas en vigor para fortalecer la economía, en realidad lo que se ha intentado demostrar es la inviabilidad de su proyecto social.

Directa o indirectamente, lo que se vende como imagen es la posibilidad de someter a la nación cubana. Esto no es excepcional: Se intenta evadir el estigma, impedir que otros lo reconozcan: En cuanto al precio dice Katia: Se pasan una semana con ellas, y a cambio malamente comida les dan. En los 90s, con el dinero que proporcionaba vender el cuerpo no se podía comprar una caja de cerveza.

Los policías se las llevaban en camiones. Las aislaban en campos fuera de la ciudad y las castigaban a trabajar la tierra. Katia cuenta que en los 90s, las playas y las calles estaban llenas de turistas buscando diversión. En el hay hasta establecimientos clandestinos donde bailan las mujeres, y los extranjeros van allí a escogerlas.

Esos lugares ni por nada los había en los 90s. Hay chicas casan con los tipos que fueron a Cuba a pagarles por su sexo. Te pintan castillos y se escabullen en el avión sin darte nada y sin decirte que se van. Muchos le llaman degradación, yo le llamo sobrevivencia. Se escuchan por las calles niñas que no tienen ni edad de novios hablando de quererse casar con un extranjero para vivir mejor.

Se escuchan jóvenes hablar sobre el sexo como si de veras fuera un prod ucto. Es una sociedad abierta y honesta con su sexualidad pero el turismo sexual la ha abrió sus puertas a extremos de romperla. Una novela de olores y obsesiones: Pero Waldo, el vecino de enfrente, un psicópata chivatón, la acosa sin descanso.

Cuando un apuesto brasileño promete convertirse en la salvación de Dalia, Waldo la reporta como jinetera y la encarcela en un centro de detención para prostitutas. Del oscuro hueco existencial la salvan, un amigo que la adora, una abuela que predice las tormentas a través de la religión Yoruba y un amor sincero que ella encuentra donde menos lo imagina.

Dos preguntas rigen el curso de esta historia: Escrita con el tono erótico y poético que caracteriza a Jocy Medina, la novela relata la historia de María, una joven de holguinera que queriendo hacerse mujer huye a La Habana, una ciudad donde sólo a golpe de amor, rabia, ron, sexo y mucha picardía, se sobrevive.

En este, su primer poemario, Jocy Medina navega las encrucijadas que moldean el imaginario de su tiempo, con poemas tan intensos como livianos que filtran temas como las quiméricas realidades que rige el amor moderno, la crianza de nuestros hijos —a veces, basada en enseñanzas de mundos que ya no existen—, la eterna melancolía por la sabiduría de nuestros abuelos y las huellas que deja la vida lejos de nuestra tierra.

Reblogueó esto en AdriBosch's Magazine. Me gusta Le gusta a 1 persona. Me gusta Me gusta. Gracias por probar mi punto de que son ustedes los que van a usar a las cubanas. Voy a usar su mensaje de ejemplo siempre. Como usted los hay miles de mentirosos y desgraciados. Abusadores de la cuna. Empezaron desde el Al mierda que dijo lo de mujeres, puede ir a la mierda.

Español y flojo, gente sin país. Soy de Guinea Ecuatorial, estoy en contra del régimen cubano, que ha propiciado todo esto.

Prostitutas cubanas puta definicion -

Yo, al principio, llamaba a mi abuela y le decía: Todos los hombres con los que he estado han sabido a qué me dedicaba. Entre una cosa y otra saco para salir adelante. En El País, España, 26 de junio de Me has hecho feliz hoy. Hemos elegido la terraza de un restaurante del puerto porque hace muy buena noche. Son frecuentadas por los marinos y los ciudadanos pobres.

Tramoyista de cocteles, personaje incidental que recita sus líneas para que las de ron no falten en la garganta del cliente. Claudia, graduada de técnico medio en Gastronomía, huyó de los ahuecados sueldos estatales en cuanto pudo y terminó hace tres años en los promisorios prados del cuentapropismo. Desde los 90 el Gobierno admitió las primeras formas de pequeña propiedad privada en Cuba, pero no hubo una imantación como la de , cuando fueron ampliadas las categorías de las licencias a Ninguna explicitaba la creación de bares.

Igual, La Habana se llenó de neones. Muchos de ellos simplemente habilitaban una sección para las noches donde hubiera una barra. Incluso webs y aplicaciones móviles como "A la mesa" promocionaban conocidos negocios registrados bajo la licencia de restaurantes en la categoría de "bares". Y las muchachas traen clientes, por lo general, con dinero".

Claudia dice "muchachas" y no jinetera o puta o prostituta. A ellas les da igual cómo las llamen; pocas definiciones les encajan tan bien. Al videobloger le ofrecieron mujeres "como si no valieran nada". El salario medio en Cuba no llega a los Los sitios en que ha trabajado Claudia imponen precios astronómicos a los productos que venden. Entonces pronuncian sonrientes una línea que espanta: Los invasores se disipan molestos o con excusas. A ellas las dejamos que se sienten en la barra con un mismo trago toda la madrugada para que tiren el anzuelo".

Los de seguridad saben quién es cada quién y a qué va al bar". Claudia se lleva un cigarro a la boca con cara de nada me importa. Es su día libre y ha salido a fiestar. En septiembre de el Gobierno de La Habana decidió suspender temporalmente la entrega de licencias para abrir paladares por cuenta propia.

La vicepresidenta en funciones del Consejo de la Administración Provincial CAP , Isabel Hamze, reconoció ante la prensa oficial en aquella oportunidad la existencia de prostitución y proxenetismo en algunas paladares. La funcionaria invitó a los propietarios a que no permitiesen "que proxenetas 'se anclen' a un restaurante y la gente diga que va a una instalación como esa porque allí se vendan chicas".

La invitación, claramente, no llegó a algunos oídos. Para Claudia, eso nunca va a acabar: No se puede comprar a un ser humano, ni tampoco alquilarlo, sin dañar su dignidad. En otras palabras, cuando la prostitución es aceptada como una opción para la mujer trabajadora, insatisfecha con su remuneración, se puede concluir que, en contraste con las mujeres casadas, las prostitutas al menos reciben una remuneración adicional.

Cuando decimos que una mujer opta por la prostitución sobreentendemos que lo hace con entera libertad, pero éste es otro gran mito asociado al enmascaramiento del fenómeno. Ahora bien, que se llegue a la conclusión de que son prostitutas y no jineteras no debe ser un pretexto para recluirlas en el estigma. Es un castigo, no un crimen, y es importante no perder esto de vista, porque ni antes, ni durante, ni después de haber elegido la venta del sexo ese ser humano deja de ser desdichado, aunque se niegue a admitirlo.

En la conversación que sostiene con su hermana Dunia, el personaje principal de Crimen y castigo [35], Raskolnikov, se acerca bastante a la respuesta que cualquier prostituta o prostituto podría darnos: La serie fue publicada en , en el entonces semanario Juventud Rebelde, y posteriormente se recogió en el libro Flores desechables. Causas de la prostitución en la Prehistoria. Véase la Ley sobre Prostitución, aprobada en por el Parlamento Sueco.

Exclusión social y salud. Icaria-Antrazyt , España, Dirección General de la Mujer. Consejería de la Presidencia. Ciudad de La Habana, marzo de La Isla perdió en la década de los 90 a sus principales socios comerciales con el derrumbe del socialismo en Europa del Este y el recrudecimiento oportunista del bloqueo norteamericano.

Lagarde, Marcela, Cautiverios de las mujeres: García Ajofrín, María Dolores. En El País, España, 26 de junio de Aparece en el reportaje publicado, sin firma, en el diario Svenska Dagblodet, Estocolmo, el 14 de mayo de María Isabel Domínguez y M. Viena, 3 de noviembre del Se puede consultar en: Tres mitos acerca del comercio sexual: Sexología y Sociedad 8 Cotejado por la autora en el Esta vez, al menos reconoce que la Isla ha aplicado celosamente y con severidad la Ley para prevenir y sancionar cualquier delito de tal naturaleza que pudiera ocurrir.

Estados Unidos las rechazó entonces y en otras oportunidades posteriores. Alrededor de mujeres ejercían de forma directa o indirecta la prostitución, por pobreza, discriminación y falta de empleo.

La Revolución las educó y les buscó empleo. Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. A partir de aquí el término prostituta incluye tanto al género femenino como al masculino. Mi familia es así. Editora Política, La Habana, En Cambio 16, España, 16 de diciembre de La tenencia de divisas se despenalizó en La identidad deteriorada, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, Opinión Con dos que se quieran III: Una buena propuesta en el horno para la TV 23 mayo Expertos cubanos han identificado a 58 de los fallecidos en el accidente aéreo 23 mayo

prostitutas cubanas puta definicion

0 thoughts on “Prostitutas cubanas puta definicion”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *